México atraviesa por un déficit de profesionales de enfermería

Ante la pandemia por COVID-19 se hizo visible el trabajo indispensable de enfermeras y enfermeros en la primera línea de atención.

Día de la y el enfermero en México

El 6 de enero fue instituido en México el Día de la Enfermera y del Enfermero por el Dr. José Castro Villagrana cuando fungió titular del Hospital Juárez de México con el objetivo de reconocer y celebrar su gran labor en pro de la salud de la población.

Rosa Amarilis Zárate Grajales, directora de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia (ENEO), y María Susana González Velázquez, jefa de la División de Planeación Institucional de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, estiman que en el país existen aproximadamente 315 mil profesionales de enfermería en el sistema de salud. De estos, el 88% son mujeres y 12% son hombres.

No obstante, esta cifra se encuentra por debajo de la proporción de enfermera-paciente que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Para el caso nacional hacen faltan 115 mil profesionistas para alcanzar el índice de cobertura de países como Perú, Ecuador, Chile y Brasil.

Brasil, por ejemplo, es la nación con mayores enfermeras, de seis a siete por cada mil habitantes, mientras que en México la proporción es de 2.5 por cada mil. Cantidad insuficiente para la atención de la población.

“Teníamos muchos años de hablar de la cronicidad de este personal y precisamente, durante este proceso, se puso el acento en el tema. […] Necesitamos trabajar más en la prevención con enfermeras especialistas en salud pública que desempeñen un rol avanzado y les permita tomar decisiones en el primer nivel, así como para las unidades de cuidados intensivos”.

Rosa Amarilis Zárate Grajales, directora de la ENEO.

La lucha por mejores condiciones laborales

Por su parte, González Velázquez resalta que ante la pandemia se hizo más urgente la necesidad de mayor inversión en la formación de estos profesionales y abrir mayor número de plazas laborales dentro del Sistema Nacional de Salud, que sean mejor remuneradas para atraer a los mejores profesionales mediante buenos salarios, prestaciones y oportunidades de desarrollo profesional.

En este sentido, la directora de la ENEO refiere que el salario del personal de enfermería en el sistema público es de 12 mil a 18 mil pesos mensuales; mientras que la percepción por cuidados nocturnos de un paciente es de mil 200 pesos por una guardia de 12 horas.

En 2020, la OMS recomendó invertir en el sector para contribuir al logro los Objetivos del Desarrollo Sostenible 2030 en áreas como salud, educación, igualdad de género y crecimiento económico. Sin el personal de enfermería, advierten, no podría cubrirse el acceso a los servicios de salud que requiere la sociedad en los diferentes niveles de atención.

Olvidados por el gobierno federal

Si bien el gobierno ha declarado que el personal de salud es importante en su administración, Fátima Masse, directora de Sociedad incluyente, indica que si, por ejemplo, un objetivo fuera la contratación de 30 mil trabajadores con el salario más bajo del tabulador de la Secretaría de Salud para el puesto, el costo anual conta de más de 180 mil millones de pesos, equivalente al 30% del gasto programable para la función salud de 2019.

“El problema no es solo la falta de presupuesto en tiempos de austeridad. Sino también que, entre 2013 y 2017, el número de enfermeras en el sector salud creció a una tasa promedio anual del 4.8%. A este ritmo, México necesitaría 17 años para lograr el objetivo hipotético (bajo el supuesto de que el requerimiento de enfermeras se mantuviera estático)”.

Ahora bien, si el gobierno quisiera emparejar la tasa de enfermeras en las entidades de forma que todos los estados se acercaran a tres por cada 1000 habitantes (cálculo estimado para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible), habría que contratar alrededor de 16,000 enfermeras adicionales y reubicar a otras 33,000.

Por ejemplo, lograr que salgan 27,000 enfermeras de la CDMX, donde la tasa es superior a 6 por cada 1,000 habitantes, y enviarlas al Estado de México, Puebla y Veracruz.

“Según la Organización Internacional del Trabajo, la falta de este personal es un fenómeno mundial, el cual ha generado una demanda por trabajadores dispuestos a cuidar enfermos o adultos mayores por una paga escasa o nula, y sin seguridad social. En nuestro país esto puede representar una carga considerable para las familias de bajos recursos y, sobre todo, para las mujeres en quienes recae este rol de forma cultural”.

Con información de Gaceta UNAM, IMCO.

Recommended Posts