A 7 años de Ayotzinapa continúa la crisis por el control de Iguala

Grupos criminales continúan enfrentamientos por el control del municipio de Iguala, la región norte y la zona de explotación minera.

Iguala bajo fuego

La región centro de Guerrero vuelve a estar sumida en el fuego cruzado entre grupos criminales que desean hacerse del control del territorio. El origen se encuentra en las diferentes células que se han desprendido de Guerreros Unidos y que ahora se enfrentan entre sí por el control de la zona.

A un mes de cumplirse 7 años de la desaparición de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, en Iguala la violencia y crisis de inseguridad se ha incrementado debido a la lucha entre La Bandera, Los Tlacos, Los Tilos y ahora “El Señor Fantasma”, este último se dedica a la ejecución de integrantes de grupos delictivos antagónicos.

“Hay que entender que el problema de la violencia en esta región del estado de Guerrero, particularmente de Iguala y Tierra Caliente, tiene que ver no solamente con este ajuste de cuentas o este pacto de silencio para borrar toda huella en el caso de Ayotzinapa, sino también la recomposición de los grupos: la división de Guerreros Unidos con La Bandera.”

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Cifras récord de violencia

Este 2021, Iguala ha registrado el primer semestre 131 homicidios dolosos, más de lo que se registró en todo el 2020, así lo dan a conocer cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). De mantenerse este ritmo, el municipio podría cerrar el año con al menos 225 asesinatos, equivalente a un incremento anual del 75% respecto al año anterior.

Salvador Alanís, coordinador del Frente Unido de Policías Comunitarias del Estado de Guerrero (FUCPEG), confirmó que La Bandera se ha enfrentado a células de Guerreros Unidos que se han reagrupado luego de la liberación de Gildardo Astudillo, El Gil. Las advertencias se han hecho manifiestas a través de mantas colocadas en diferentes puntos de Iguala.

Quienes han conformado estas células son criminales y ex policías que habían sido detenidos por su probable responsabilidad en la desaparición de los normalistas, pero debido a fallas en el proceso judicial y el uso de tortura, fueron liberados. Estos ex elementos tendrían su participación en el repunte de violencia, dijo David Portillo Menchaca, Secretaría de Seguridad Pública (SSP) estatal.

Con información de Milenio.

Recommended Posts