Compartir esta publicación

Últimas noticias

La hora de una solidaridad creativa

La hora de una solidaridad creativa

Salvador Camarena

Estuvo muy mal que el ‘argumento’ de restauranteros de Polanco para protestar la conjurada cancelación de la Fórmula 1 en Ciudad de México, que el Gobierno capitalino pretendía el año pasado dejar sin apoyos, fuera que la de la F1 era una de las mejores semanas para sus meseros.

Un modelo de negocio que deja el ingreso de los trabajadores a expensas de las propinas de los clientes, está por todos lados mal. Debe cambiar. Pero hoy no es el momento de castigar la rapacidad de dueños de restaurantes y antros, desamparando a esos empleados.

Es tiempo de velar por los intereses de los más vulnerables. Es momento, en la antesala de lo que parece un largo retiro masivo de consumidores de los locales públicos, de hacernos cargo los unos de los otros. Sin esperar que el gobierno (es un decir) de López Obrador o de Claudia Sheinbaum se pongan las pilas. Sin confiar, igualmente, en que muchos empleadores se autocastigarán para subsanar hoy lo que nunca debieron alentar: ‘empresas’ que descargaban en los consumidores la responsabilidad de sostener la mayor parte del salario de sus empleados.

El coronavirus ha comenzado a golpear las finanzas de todos los que no trabajamos para la administración pública.

Entre otras cosas, los restaurantes se han ido vaciando. Los bares lo mismo. Y eso por hablar de la capital del país. En otros lugares, por ejemplo Jalisco, que ha sido más agresivo –en principio para bien– a la hora de cancelar clases y cerrar lugares públicos, ya no se puede ir a bares, cantinas y centros de espectáculos.

Ya se sabe que más de la mitad de la población en México (56 por ciento según el Inegi) está en la informalidad.

Si frente al virus los malos escenarios ocurren, nos esperan largas semanas de reclusión. La clase media lidiará no sin contrariedades el aislamiento forzado. Pero nada comparado con lo que pasará a aquellos que limpian nuestras casas, empaquetan nuestra comida en los súper –mayores de edad a diferencia de hace décadas que eran niños–; nada similar a lo que padecerán quienes viven de las monedas que agregamos como gratificación por cualquier servicio –desde los despachadores de gasolina hasta los capitanes de salones de baile–, incluidos los limpiaparabrisas, a quienes soltamos unos pesos para quitárnoslos de encima.

En los últimos días, nos hemos emocionado con las imágenes, españolas o italianas, de gente recluida en balcones que se conectan, en medio del aislamiento, mediante música, cantos, porras o sorpresas para la anciana vecina que cumple años y que por temor al virus nadie este año abrazará.

En México, lo sabemos muy bien desde Los Hijos de Sánchez, buena parte de lo urbano en nuestro país es promiscuo o masivo. Si lo peor se avecina, no veremos limpios balcones con arias de ópera de un lado u La Vikina del otro, sino gente hacinada con los riesgos inherentes de violencia intrafamiliar.

Somos vecindades saturadas, tianguis atestados, departamentos (que no merecen ese nombre) en desarrollos (ídem) vendidos por rapaces vivienderas que tuvieron en los gobiernos a cómplices sumisos o interesados. Somos, en pocas palabras, un reto mayúsculo a la vista. Porque, a diferencia de España no tenemos esa red de protección llamada el paro, ni un gobierno como el francés que entiende que esto va de vida o muerte y hay que inventar apoyos.

Y no tenemos, por supuesto, a un gobierno y su partido del lado de los ciudadanos. Y es que, a pesar de que Morena presentó en diciembre pasado una iniciativa en el Senado para que ‘cerillos’, meseros y despachadores tengan salario mínimo (https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/senadora-de-morena-propone-regularizar-a-cerillos-para-evitar-que-vivan-de-sus-propinas), la realidad es que a ellos lo único que les interesa es el poder, y a la par de supuestas medidas de apoyo, este miércoles se autoaprobaron facilidades para reelegirse.

Esa es su prioridad: están preocupados y ocupados por agandallarse curules y escaños. Pobres. Olvidan que el electorado no es tonto. Ni hambreado. Hay agravios que no se olvidan. En las urnas lo recordarán.

Mientras esas fechas llegan, toca a la sociedad inventarse cosas para que a las bombas sanitaria y económica que están por caer no se sume una tragedia social. ¿Cómo? Ah, para eso, para idear cómo evitar al máximo los costos de gobiernos omisos e irresponsables nos pintamos solos. Llegó otra vez la hora de inventarse algo, una solidaridad creativa que privilegie a meseros, cerillos, limpiaparabrisas, etcétera.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>