Compartir esta publicación

Entérate

Día 16, después de que me diagnosticaron Covid

Hospitales y hoteles covid19

María del Carmen Alanís

Antes de comenzar a narrar mi experiencia, quiero agradecer a Emilio Rabasa, mi esposo, su compañía y entrega. Qué importante es el amor y el respeto; el ejercicio de las nuevas masculinidades no solo es posible, sino también fundamental. Me demostró con cariño, que me respeta como su pareja, pero sobre todo como Mujer.

Agradezco a doctoras y doctores. Entregan su vida por salvar la nuestra. A quienes los ofenden y discriminan, les sugiero que se informen porque si se contagian así de ignorantes, la pueden pasar muy mal. Si te contagias, puedes salir adelante, aislándote y siguiendo las recomendaciones. Quienes nos contagiamos, no sabemos qué hacer a partir del día 15. Necesitamos información URGENTE.

1. Las primeras semanas de marzo, tuve reuniones de trabajo y con amistades: comencé con la cadena feminista, la marcha de mujeres, el paro (por supuesto), Senado y Cámara de Diputados: acompañar la reforma en materia de Violencia Política contra las Mujeres en razón de Género, (por cierto Segob y Consejería Jurídica: ¡no se ha publicado en el DOF!), clases en la UNAM, viajé a Monterrey dos días, se cruzó mi cumpleaños, viajé a San Cristóbal de las Casas. Es muy difícil saber cómo me contagié, cuándo y en dónde.

2. El 23 de marzo me sentí fatal, me dolía todo el cuerpo, la garganta, la cabeza, la espalda; la temperatura escaló a 38.8, decidí ir a urgencias de un hospital privado, porque tenía los síntomas del Covid-19.

3. Exigí 3 veces un cubreboca, y no me lo dieron. Me pasaron a cubículo. La doctora me llamó la atención por no traer cubreboca, ya imaginarán mi respuesta… pero entendió y les llamó la atención en la ventanilla. Después de tomarme los signos, me dijo que tenía todos los síntomas, lo cual me perfilaba como “sospechosa”, sin embargo, tendría que esperar unas 4 horas, porque había una fila muy larga para la prueba, lo cual me ponía en alto riesgo de contagio. Adicionalmente me dio el costo de 10 mil pesos. Me recomendó mejor ir a casa y evaluar mi estado de salud 48 horas.

4. Los síntomas se intensificaron. Agregaría: la tos seca, el dolor de espalda, huesos y articulaciones insoportable, líquido nasal y problemas estomacales. Perdí el sentido del olfato y los sabores siguen siendo extraños (amargo, salado y a metal). El jueves 26 fuimos a Nutrición y me atendieron de maravilla. Pasé 3 filtros: a) datos y entrevista sobre síntomas, b) revisión médica y c) prueba en área aislada —muestra garganta y nariz. Pasé sola. Emilio no pasó ni el primer filtro porque no tenía síntomas.

5. Ese día por la tarde recibí el correo electrónico de la residente de Nutrición, informándome que mi resultado era positivo. Anexó manual con indicaciones de cuidados. Esto es muy importante, porque mandan aislamiento obligatorio de 14 días en casa. Pero en tu casa, debes estar aislada de tu familia. Totalmente aislada 14 días. Paracetamol y para los dolores me autorizaron ibuprofeno (lo único que me quitó el dolor). Los 14 días fui evolucionando poco a poco. Mucho descanso, líquidos, comer bien y descansar.

6. Hoy, aún no me siento al 100. Persiste el cansancio y el problema del olfato y gusto. No existen protocolos de alta o de salida para quienes tuvimos (¿o tenemos?) Covid-19. En los hospitales públicos no cuentan con pruebas para saber después de los 14 días si ya no eres positiva. El equipo médico sugirió hacerme una segunda prueba en un laboratorio privado, lo que hice ayer; estoy en espera del resultado. Me preocupa que no hay información suficiente para quienes nos contagiamos y vamos de salida. Me sorprende que en las conferencias de prensa diarias, dan datos de “recuperados”, ¿en automático, sólo porque transcurrieron los 14 días? ¿la inmunidad es automática?…

7. Subsecretario Hugo López-Gatell, es necesario un protocolo que nos señale qué medidas tomar, para asegurarnos de que no está activo el virus, antes de que al día 15 empiece todo mundo a hacer vida normal en familia y contagiar a [email protected]

La pasé mal, mucho dolor. Hoy veo la vida distinta. Valoro mucho más la sinceridad y la cercanía de personas que estuvieron atentas a mi salud. Aprecio mucho más la vida, la paz y las pequeñas cosas cotidianas que te sostienen. Me preocupa México.
 

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>