Compartir esta publicación

Últimas noticias

Con Pemex sólo hay de dos sopas

PEMEX caida y perdidas

Jorge Andrés Castañeda

Aunque vivamos obsesionados con la pandemia, no podemos dejar de hablar de Pemex y sus problemas. El viernes, entregó a la SEC sus estados de resultados dictaminados. Con esto, más los resultados preliminares del primer trimestre de 2020 tenemos cinco trimestres de información para evaluar el desempeño de esta administración. Aunque la industria petrolera está pasando por una crisis por la caída de los precios, estos cinco trimestres son previos a esta crisis.

La producción entre 2018 y 2019 cayó un 7.6%,pasando de 1.82 millones de barriles diarios a 1.68. En el primer trimestre de 2020 se recuperó a 1.76 millones todavía por debajo del nivel de 2018. El procesamiento de crudo en el Sistema Nacional de Refinación pasó en 612 mil barriles diarios en 2018 a 592 mil en 2019, una caída del 3.2% que implicó pasar de una utilización de 40.6% a 34.3%. Y En el primer trimestre de 2020 cayó a 542 mil barriles diarios, una utilización de 33%.

El indicador clave para la rentabilidad en refinación es el margen variable: la diferencia en precio entre el barril de petróleo que entra a la refinería y el valor de los productos que salen. Durante 2019, este margen fue de 0.8 dólares por barril, una reducción de 16 centavos frente al margen de 0.96 de 2018; y en el primer trimestre del 2020, este margen fue de -12.51 dólares:lo que sale de las refinerías vale menos que lo que entra. Esto llevó a que Pemex Transformación Industrial tuviera una perdida operativa de 60 mil millones de pesos el año pasado y 28 mil millones el primer trimestre de 2020.

A pesar de todo esto, como lo explicó Arturo Herrera el martes en una entrevista, Pemex sigue siendo una empresa que gana dinero. Los Ingresos antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA) son la forma más objetiva de ver el resultado de la operación de una empresa, cuánto dinero ganó o perdió. El EBITDA de Pemex en 2019 fue de 2018 mil millones de dólares, pero en 2018 fue de 27.7 mil millones de dólares, una reducción del 35%. En el primer trimestre de este año el EBITDA fue de 2.25 miles de millones de dólares, una caída de 62% frente a los 5.96 del mismo trimestre del año pasado. Como referencia, América Móvil de todas sus operaciones globales tuvo un EBITDA de 16 mil millones de dólares. Nunca tuvo más razón John D. Rockefeller:el mejor negocio del mundo es una empresa petrolera y el segundo mejor negocio es una empresa petrolera mal manejada.

El tema con Pemex no es si gana dinero, sino su deuda. En su hoja de balance, Pemex reporta obligaciones contractuales de 190 mil millones dólares, un aumento de 15% frente al 2018 principalmente el resultado de un nuevo calculo del pasivo laboral y un aumentode la deuda de 2 mil millones de dólares. Los componentes “fuera de balance”, que es deuda que no aparece en el balance general, el aumento fue de 27% pasando de 27 mil a 35 mil millones de dólares por un aumento en los compromisos de “contratos de infraestructura”. Esto da un total de 225 mil millones de dólares al cierre de 2019 frente 192 mil en 2018.

De este total, Pemex tendrá que pagar 23 mil millones dólares durante 2020 y 40 mil millones entre 2021 y 2023. Como lo señaló el analista financiero Víctor Gómez Ayala, la pregunta que se hacen los mercados es si Pemex “tendrá los recursos suficientes para pagar sus compromisos de deuda este año y los siguientes”. Pemex en conjunto es rentable, pero cada vez menos. Produce menos, con mayores gastos, y la refinación es más que nunca un barril sin fondo. Cada vez tiene más deuda y ante la crisis actual no se sabe si va a poder pagar los intereses y capital de su deuda, o sea quebrar.

En caso de que Pemex no pueda cumplir con sus obligaciones de deuda, que hoy es un evento posible, solamente por ahora solo hay de dos sopas, o refinanciar y buscar más deuda o más transferencias de recursos del gobierno federal. La primera implica endeudarse a tasas muy altas, la tasa implícita (YTM) de los bonos de Pemex a 2030 es de 11.75% anual, esta sería la base sobre la cual se negociaría cualquier nueva colocación de bonos. Si la solución es más transferencias del gobierno federal esto será a costa de otros gastos como la recuperación económica, las grandes obras de infraestructura o los programas sociales. El año pasado el gobierno federal aporto a Pemex 122 mil millones de pesos en Certificados de aporatción “A” y 38 mil millones del “Documento recibido del Gobierno Federal”y sus intereses.

¿De cuál sopa preferirá el presidente? ¿La misma que el secretario de hacienda?

Compartir esta publicación