Las descalificaciones del presidente a la comunidad médica mexicana

médicos cubanos en México

Mientras la comunidad médica mexicana levanta la voz y asegura que sí hay médicos en el país, pero en condiciones de trabajo precarias o desempleados, el presidente defiende la contratación de médicos cubanos para las zonas rurales del país.

Un agravio al gremio médico

La contratación de 500 médicos cubanos para trabajar en el país ha causado indignación entre el personal médico y los trabajadores de la salud mexicanos, quienes perciben que se está privilegiando a los doctores extranjeros en lo que denominan un “agravio para el gremio médico” nacional, el cual arriesgó su salud y su vida durante la pandemia.

No obstante, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha optado por confrontar a todo el sector médico nacional para no quedar mal con el gobierno cubano y defiende su acuerdo, al asegurar que en México “no tenemos médicos generales y mucho menos especialistas” y acusar de “retrógradas y egoístas” a quienes critican esta decisión. Además, volvió a cuestionar los procesos de selección que existen en las universidades, uno de los motivos a los que atribuye la falta de médicos en el país. En este sentido, crítico a regímenes anteriores por querer privatizar la educación e “inventar” los exámenes de admisión, en lo que llamó una política “inhumana, antisocial, absurda”.

Cabe recordar que el pasado 9 de mayo se dio a conocer la noticia de la contratación de los médicos cubanos, derivada de la firma de un convenio con el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel. Ante ello, representantes de más de 30 federaciones, asociaciones y colegios médicos de México enviaron una carta al presidente, en la que aseguran que en México sí hay médicos y que muchos de ellos se encuentran en situaciones complicadas: “desempleados o empleados eventualmente con salarios muy bajos o en zonas de inseguridad extrema”.

El personal médico extranjero no solucionará el problema

En la misiva, la comunidad médica mexicana señaló como injusta la manera en que se le ha relegado en las decisiones del presidente, quien consideran que ha privilegiado a los médicos extranjeros, “desconociendo también la capacidad académica de nuestras universidades”. Además, señalaron que, para ejercer en el país, los médicos provenientes del extranjero no tienen las competencias requeridas ni funciones debidamente especificadas, además de no contar con requisitos legales ni con aval de colegios de profesionistas.

En este contexto, cabe señalar que la llegada de 500 especialistas cubanos tampoco será la solución a un problema que debe resolverse desde adentro, con oportunidades y capacitación para el personal médico mexicano. Hasta el año 2019, antes de la pandemia,  México tenía un déficit de más de 73 mil médicos; según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), para ese año tenía 1.9 médicos por cada mil habitantes, una cifra menor a la de 2016 (cuando había 2.2) y muy por debajo a la recomendación de la OCDE, de 3.2 médicos por cada mil habitantes.

Aunque la discusión sobre el número de especialistas y su adecuada distribución en el territorio sigue abierta, es importante señalar un tema crucial para que puedan trabajar en cada rincón del país: el Estado no ha garantizado al personal médico las condiciones económicas y de seguridad para trasladarse a zonas rurales y brindar sus servicios sin que esto represente arriesgar su propia vida. Detener creciente presencia del crimen organizado y cambiar las precarias condiciones laborales de estas plazas por opciones con mejores oportunidades de vida y desarrollo profesional en los estados y en los municipios más alejados deberían ser una de las prioridades del presidente para abordar el problema.

Chart

Recommended Posts