Obrador-Segundo-Informe-CER-Sello

#CartasDeUnCiudadano: Disección universitaria del Segundo Informe de Gobierno

Por Sebastián Jaimes Garfias

Twitter:  @Sebastian_JG16

Dos años de retos, dos años de promesas, dos años cambios. Se cumple el segundo año de la administración encabezada por el licenciado López Obrador y nos encontramos en un panorama interesante para evaluar su desempeño.


Con motivo de estos dos años de gobierno el Ejecutivo encabezó el pasado martes 1° de diciembre un informe para hablar de los logros de su administración. Reiteró que todas las acciones, que hasta el momento se han llevado a acabo, se basan en los principios de honestidad, combate a la corrupción y moralidad; “no mentir, no robar, no traicionar”. Nos habla de la desintegración del Estado Mayor Presidencial, de la creación de la Guardia Nacional, de las consultas populares, de la eliminación de fueros a expresidentes y de la austeridad que nos ha permitido ahorrar alrededor de 1 billón 300 mil millones de pesos.


Nos dice que “estamos saliendo del hoyo” y que no hay depreciación de la moneda, nos dice que los delitos del fuero federal han disminuido en un 30% a excepción de la extorsión, los homicidios dolosos y los feminicidios (que por el contrario han aumentado), que no se han violado Derechos Humanos de migrantes y nos dice que el 70% de las familias mexicanas reciben alguna forma de apoyo de su gobierno, en ese sentido,

es curioso que también diga que cuenta con el 70% de apoyo de los mexicanos.


Cuando uno ve y escucha el informe, se deja convencer por las grandes habilidades de discurso y oratoria del presidente, pues nos habla con optimismo, con carisma y con entusiasmo. Todo lo que dice parece tener mucho sentido, pero en realidad una cosa es el informe y otra lo que vemos y vivimos todos los días afuera, una cosa es este discurso optimista y conciliador y otra cosa son las cansinas mañaneras. Desde luego, como a
cualquier otro político o gobernante, le falta al presidente ser más autocrítico, más objetivo consigo mismo y con sus acciones, pues es naturaleza humana cometer errores, pero es grandeza humana reconocerlos.


Si bien a grandes rasgos se puede decir que todo lo rescatado anteriormente es algo positivo, también hay que mencionar todo aquello que no lo es. En primer lugar, tenemos el tema de la inseguridad, en particular los feminicidios. Es inaceptable que no se atienda con mayor atención este mal que llevamos arrastrando por años y que en su lugar se juegue la gastadísima carta de culpar al neoliberalismo.

Entendamos que diario 10 mujeres no regresan a sus casas y hagamos algo al respecto.

En segundo lugar, está lo concerniente a la creciente militarización del país en materias de seguridad e infraestructura. Que los militares construyan puertos y aeropuertos civiles y los administren no es una buena señal de control de la vida pública del país; ¡no son funciones del ejército! Y me parece aterrador que se normalicen, pues sin intenciones de ser alarmista o paranoico, en la historia, que militares realicen actividades del orden civil, es un síntoma de autoritarismo y militarismo.


Por último, está todo lo concerniente a energías renovables y no renovables, y el combate al cambio climático. Me parece una lástima que el pensamiento del presidente, en este sentido, siga un poco estancado en el siglo pasado, en los tiempos de los combustibles fósiles. Si bien mencionó en su informe que se buscará trabajar en ello, no le hizo tanto énfasis como lo hizo con Pemex y las refinerías. Una lástima.


Han pasado dos años y todavía falta mucho por hacer. Es responsabilidad de la ciudadanía mantener una actitud crítica del poder, exigir que se cumplan las promesas de quienes democráticamente eligieron y, sobre todo, estar informados al respecto.

Se vienen tiempos difíciles y es importante estar conscientes de ello.

Trabajemos y colaboremos de manera transversal para hacer frente a las crisis, pues al final del día un país está conformado por su gente y somos nosotros quienes tenemos el poder, la capacidad y el potencial para construirlo o destruirlo.

Redacción Ciudadanos en Red

http://ciudadanosenred.com.mx

Relacionados