Mayor presupuesto a Guardia Nacional, menor rendición de cuentas

A la Guardia Nacional se le asigna cada vez mayor presupuesto, sin embargo, no hay transparencia en el ejercicio de los millonarios recursos.

Ejercicio opaco

En 2019 la Guardia Nacional operó con un presupuesto de 922 millones de pesos, cifra que alcanzó 4 mil 82 millones de pesos en 2020 y se disparó a 21 mil 731 millones de pesos este ejercicio fiscal.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad reveló en una investigación llamada “Los militares y la GN: recursos en aumento, simulación, discrecionalidad y opacidad”, que sobre este presupuesto millonario impera la opacidad, simulación y discrecionalidad. Además que a pesar de tener un carácter civil, ha sido controlada desde su creación por la Secretaría de la Defensa Nacional.

“En el discurso, se planteó que habría una nueva corporación, de carácter policial y civil, que debería crearse y consolidarse de manera acelerada para lograr tener alrededor de 150 mil elementos desplegados durante el sexenio.” 

Para 2022 se proyecta un presupuesto de 112 mil 825 millones de pesos, monto que incluso supera al de la propia Sedena.

No obstante, la GN no reporta pagos por la construcción de 190 cuarteles ni por terrenos donde han sido edificados. Tampoco reporta registra gastos por su equipamiento, armas y vehículos. De hecho, estos conceptos se han pagado por la SEDENA con recursos del Fideicomiso Público de Administración y Pago de Equipo Militar.

“El 59% de los integrantes de la Guardia Nacional no tienen una plaza dentro de la propia institución, sino que se trata de militares que jamás dejaron de pertenecer y recibir sus salarios en la Secretaría de la Defensa Nacional.

Estas 59 mil plazas corresponden a los números de elementos transferidos a la Guardia Nacional desde la Policía Militar. El presupuesto, en lugar de utilizarse para consolidar una fuerza de seguridad independiente, se ha usado para solventar gastos corrientes. El incremento en el presupuesto dentro del PEF 2022 será asignado mayormente para “otras erogaciones especiales”.

Militarización irreversible

Así es como se ha mantenido un esquema de simulación en el que los elementos militares sólo son civiles en nombre pero se mantienen dentro de las fuerzas armadas.

La idea de una reforma constitucional para que la SEDENA tenga en sus manos el control total de la Guardia Nacional es problemática, pues de un plumazo duplicaría los recursos en manos de los militares, pero lo más preocupante es que no se trata de una iniciativa reciente, sino que ha sido la intencionalidad desde el inicio, pues la SEDENA se ha hecho cargo de la integración, operación, financiamiento y administración de la GN en todo momento. 

Con información de Reforma.

Recommended Posts