Gertz Manero, su familia y las negociaciones que sólo lo benefician a él

Alejandro Gertz Manero y su familia política siguen en disputa. No obstante el cumplimiento a las exigencias del fiscal, una persona sigue en prisión.

Asesinato o destino

De acuerdo con el reportaje publicado por El País, Alejandra Cuevas está presa por su presunta culpabilidad en la muertes de Federico Gertz Manero, hermano de Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República.

Federico fue víctima de una neumonía y complicaciones por una úlcera en la espalda. Casado con Laura Morán, quien tuvo a sus hijas antes de sostener una relación con el hermano del ahora fiscal, tenían 40 años de concubinato. Laura Morán es abuela de la esposa de Alfredo del Mazo, Fernanda Castillo.

Las negligencias de las que se le acusa a la mujer hoy presa así como a su hermana Laura Cuevas y a la madre de ambas, por parte del propio Alejandro Gertz, es la falta de atención y cuidados médicos que requería Federico Gertz para tratar su enfermedad.

En ese tiempo Alejandro Gertz acusaba a las tres mujeres de contar con protección de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y la Jefatura de Gobierno con el objetivo de cuidar de la imagen de Alfredo del Mazo. Sin embargo, en cuanto este asume el cargo como fiscal general se inicia el proceso en contra de Alejandra Cuevas y Laura Morán. Al respecto Gertz declaro:

“Yo no he tratado directamente eso con nadie, lo hacen los abogados que me representan. Yo no trafico con influencias. Yo no extorsiono ni uso los medios para extorsionar”.

El cheque de 3.5 millones

Alejandra Cuevas está presa desde octubre del 2020, y sus hijos alegan que han sido víctimas de negociaciones fallidas para obtener su libertad. Argumentan que al fiscal se le pagó un cheque de 3.5 millones de pesos en noviembre del 2020 para que su madre saliera de prisión.

Quien se había desempeñado como abogado de la familia renunció y su lugar fue ocupado por Fernando Díaz, esposo de una sobrina de Cuevas, es decir, cuñado de Alfredo del Mazo. Quien recomendó cumplir con las exigencias del fiscal para agilizar la batalla legal y propuso de intermediario al gobernador del Estado de México.

Además del dinero, Alejandro Gertz solicitó la devolución de varias obras de artes, títulos universitarios y objetos de su hermano difunto. Entre las condiciones también estuvo la renuncia a la pensión que se otorgaba por voluntad de testamento a Laura Morán.

Sin embargo, quien aparece como heredero y albacea del patrimonio de Federico es su hermano Alejandro, por lo que él mismo sostiene que es recuperar parte de la reparación del daño que su familia política le debe.

“Yo les tengo que exigir la reparación del daño por los delitos cometidos en contra de mi hermano, la única familia que me quedaba. (…) La reparación del daño en materia penal no es una negociación, es una obligación del delincuente y un derecho de la víctima”

Después de pensarlo mucho, los hijos de Alejandra Cuevas decidieron ceder a las demandas impuestas. Laura Morán firmó una carta de renuncia a la pensión en la que agradeció el pago hasta ahora:

“Alejandro, te escribo, esperando que hayas recibido las cosas que me mandaste pedir (…) Por otro lado te acompaño un cheque certificado a tu nombre por 3.550.000 pesos (…) y finalmente te expreso que renuncio a la pensión que Federico, tu hermano, señalara para mí en su testamento, y te agradezco que la hayas depositado hasta ahora”.

El cheque y la carta fueron entregados a Fernando Díaz, este a Alfredo del Mazo para Alejandro Gertz. El cheque fue cobrado el 20 de noviembre, 7 días después de entregado a Díaz. Por el tipo de cheque, nadie que no fuera Gertz hubiera podido hacerlo valer.

Los familiares al exigir la retribución a favor de Alejandra Cuevas, se toparon con el anuncio de que la hija de Alejandro había sido citada a declarar y que por esta razón el fiscal estaba muy molesto.

Díaz por su parte propuso que se desistieran de todos las prueban en degensa de su madre pero la familia se negó rotundamente. Ante tal escenario, no tardó mucho en fracturarse la comunicación. La gota que colmó el vaso fue el comentario de Fernando Díaz a Ana Paula Castillo: “A ver, tienes hijos, créeme que no van a estar mejor con su mamá en el bote [cárcel], ¿eh?”.

Con información de El País, Aristegui Noticias.

Redacción Ciudadanos en Red

http://ciudadanosenred.com.mx

Relacionados